Informe secreto británico al parlamento (Parte 12)

LUCHA ANTI-SUPERFICIE:

La dominación estratégica del SSN y su participación crucial en la Campaña ya han sido descriptas en el párrafo “Submarinos Nucleares”. Aparte del hundimiento del crucero Grl Belgrano, la acción de superficie se limitó a combates contra buques de patrullaje y pequeños buques mercantes. El helicóptero equipado con el arma guiada aire-superficie, Sea Skua, se utilizaba por primera vez y su performance fue excelente. Logró 8 impactos con 8 disparos, y averió seriamente a otros 2 buques argentinos y destruyó un buque de patrullaje. El cañón de 4.5” demostró también ser preciso y efectivo en su función anti-superficie.

Imagen

Helicóptero equipado con milises Sea Skua.

LUCHA ANTI-SUBMARINA:

Frente a la amenaza que representaban los submarinos argentinos, los buques y los aviones de la fuerza de intervención llevaron a cabo intensas operaciones anti-submarinas. Se comprobó la capacidad para realizar tales operaciones. Las operaciones revelaron las dificultades que existen para practicar operaciones anti-submarinas en aguas poco profundas. Ya tenemos planeadas una serie de mejoras de nuestra capacidad de lucha anti-submarina (ASW), y examinaremos que otras medidas se requieren ahora.

LOS COMBATES EN TIERRA:

En general, las fuerzas terrestres encontraron que la mayoría de sus equipos se adaptaban bien para soportar el manejo rudo que recibieron en las Falklands. Fueron de especial interés:

Imagen

Vehículo blindado Scimitar.

a)      Movilidad: Las fuerzas terrestres dependieron mucho de los helicópteros y vehículos con orugas para su movilidad. Los vehículos de reconocimiento de combate con orugas, Scorpion y Scimitar, tuvieron muy buena performance en terrenos pantanosos, cubriendo un promedio de 350 millas cada uno. Un vehículo fue alcanzado por una granada que cayó a 1, 5 mts de distancia. Otro vehículo pasó sobre una mina, y fue seriamente averiado, pero la dotación resultó ilesa. El tractor de Ingenieros de Combate también demostró ser un excelente vehículo en este exigente terreno. El extenso uso de minas por parte del Ejército Argentino no representó una gran problema. Antes de la campaña, se había realizado una estimación de la capacidad del Ejército para sortear campos minados.

Imagen

Vehículo blindado Scorpion desplazándose a campo traviesa.

Imagen

Scorpion en la cabeza de playa de San Carlos.

Imagen

Reunión de vehículos a oruga en un lugar de abastecimiento de combustible en Estancia.

Imagen

Vehículo británico de apoyo a oruga vadeando un curso de agua en Malvinas. Este vehículo se utilizó fundamentalmente para transporte de munición (de artillería y morteros) y resultó de gran importancia para la movilidad de las fuerzas terrestres.

Imagen

Scimitar destruido por una mina argentina, a la izquierda ingenieros británicos.

Imagen

Otro de las aeronaves que favorecieron la movilidad de las fuerzas terrestres británicas fue el helicóptero, fundamental en el transporte de tropas y material pesado.

b)      Apoyo de la Artillería y cañoneo Naval: El principal apoyo de artillería basada en tierra para las fuerzas terrestres fue proporcionada por el cañón liviano de 105 mm. Su performance fue excelente. Las 5 baterías combatientes hicieron alrededor de 17.500 disparos. Algunos cañones hicieron tanto como 500 disparos en 24 horas. Los buques de las fuerzas de intervención hicieron 8.000 disparos de munición en precisos ataques de apoyo de artillería sobre blancos en tierra.

Imagen

Servicio de pieza de un cañón liviano 105 mm de la Artillería Real Británica.

Imagen

Cañón liviano de 105 mm británico.

c)       Armas personales y armas contra vehículos blindados: Los rifles automáticos y las ametralladoras multipropósito demostraron ser armas pequeñas efectivas. A pesar de ello, el peso de las armas y municiones presentó problemas físicos y logísticos en terreno tan desfavorable. Estos problemas serán solucionados en gran medida por las nuevas armas pequeñas que deben entrar en servicio a mediados de la década del 80. El mortero de 81 mm demostró ser versátil y efectivo. Aunque no fueron usadas en su función esencial, las armas contra vehículos blindados tales como el Milan fueron muy efectivas contra posiciones defensivas fuertes.

Imagen

Mortero 81 mm durante la batalla de Darwin – Pradera de Ganso.

Imagen

Sistema Milan utilizado por los paracaidistas británicos en Monte Longdon.

d)      Combate nocturno: Quedó demostrado que hace falta más equipos para combate nocturno. A partir del conflicto, hemos hecho pedidos para proveernos de anteojos para visión nocturna para propósitos generales para la infantería y anteojos para vuelo nocturno para las brigadas aéreas. Se proyecta realizar hacer mayores compras de ambos.

Imagen

Soldado británico posa con su fusil con sistema de visión nocturna. Este material hizo la diferencia en los combates nocturnos de infantería.

e)      Vestimenta de combate: Se pudieron detectar una serie de deficiencias en lo que respecta a vestimentas y equipamiento personal en las excepcionalmente rigurosas condiciones climáticas de las Islas Falklands. Ya se ha comenzado a reemplazar algunos de estos artículos.

Imagen

En esta foto se puede apreciar el vestuario británico, equipos de agua, guantes de cuero y las botas de combate con protección contra el agua.

Imagen

A pesar del equipamiento británico, sufrieron los mismos problemas que nosotros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s